Ya sea desde pagar el mínimo constantemente, pedir un crédito para cubrir otro préstamo,
un imprevisto o la falta de educación financiera pueden llevarnos al sobreendeudamiento. Y
seguro que buscando cómo salir de esta situación, te encontraste repetidamente con la
solución que ofrecen las reparadoras de crédito, una alternativa muy atractiva para quienes
ya no pueden cubrir el pago de sus deudas. Pero si aún no sabes nada de ellas o tienes
dudas de cómo funcionan, has llegado al lugar indicado, te contaremos todo lo que
necesitas saber de esta solución financiera.

¿Qué es una reparadora de crédito?

Empezaremos por describir qué son las reparadoras de crédito. Son un mediador entre el
deudor y el acreedor, que ofrecen negociar la deuda obteniendo descuentos que van desde
un 30 a un 80%. Y elaboran un plan de liquidación que le permita al deudor pagar en menor
tiempo con cómodas mensualidades, de acuerdo a su capacidad de pago. Ten en cuenta
que las reparadoras de crédito no ofrecen descuentos fijos, estos dependen del monto de
deuda y la institución acreedora.

Adicional, ofrecen a sus clientes asesoría legal y financiera en todo momento. Cabe
mencionar que cobran una comisión por sus servicios, las cuales dependen de cada
reparadora.

Este tipo de empresas empezaron a operar en México desde el año 2009, sin embargo; aún
no existe una regulación para este tipo de empresas. Pero algunas reparadoras, como
Resuelve tu Deuda, están supervisadas por la Procuraduría del Consumidor (Profeco). Te
aconsejamos que antes de elegir alguna, te asegures que esté correctamente constituida.

Pero, ¿qué tipo de deudas negocian y cuáles son los
requisitos?

Debes considerar que tu deuda sea candidata para ser negociada, es decir que la institución
financiera con la que tienes la deuda tenga un convenio con la reparadora de crédito. En
cuanto al monto, las reparadoras de crédito negocian deudas superiores a los 30 mil pesos,
ya sea en tarjetas de crédito, préstamos personales, tiendas departamentales, créditos
automotrices y créditos PyME.

Otro de los requisitos es tener atraso en tus pagos. Comúnmente las personas que se
acercan a una reparadora de crédito es porque han caído en el impago y con ello en una
situación de sobreendeudamiento. Si reúnes estos requisitos, no dudes en que puede ser
una buena solución para ti.

Ten en cuenta que las reparadoras de crédito no ofrecen préstamos ni créditos, como te
mencionamos, te ayudan a liquidar de acuerdo a tu capacidad de pago para que no caigas
en más deudas. Si puedes, evita pedir cualquier tipo de préstamo, aunque se hagan pasar
por “fáciles y rápidos” suelen tener tasas de interés muy elevadas y estos solo aumentarán
tu endeudamiento o en ocasiones suelen ser una estafa.

Las reparadoras de crédito, ¿solucionan mi situación en buró?

Al caer en deudas, es seguro que nuestro buró de crédito se vea afectado y como
consecuencia no poder solicitar más créditos o préstamos. Pero antes de saber si una
reparadora de crédito puede o no borrate del buró; primero aclaremos que las Sociedades de
Información como lo es el Buró de Crédito, solo se encargan de recopilar y entregar la
información de los créditos que has solicitado, así como mostrar el comportamiento de tus
pagos, los que has hecho puntualmente y en los que te has atrasado.
Es decir, tu buró es un histórico de cómo has usado tus créditos, no es la lista negra a la que
ingresas por tener deudas y los datos que manejan estas sociedades son confidenciales,
para acceder a ellos es necesario tu autorización.
Regresando a la pregunta, ¿me pueden borrar de buró? No, nadie puede hacerlo. Si una
reparadora de crédito te lo promete, ¡cuidado! Los cambios de buró solo pueden hacerlos
estas mismas Sociedades de Información y nadie más y, que lo hagan depende de ciertos
criterios como el monto de deuda.
Sin embargo; algunas reparadoras de crédito como Resuelve tu Deuda, te ayudan a
reincorporarte al sistema crediticio, a través de un crédito e ir sanando poco a poco tu
historial crediticio.

Toma en cuenta…

Si has decidido que una reparadora de crédito es la solución adecuada para ti, verifica que la
empresa esté registrada. Antes de firmar cualquier documento debes leer todas los
términos y condiciones; que éstos sean los acordados entre ambas partes, como el pago
mensual, comisiones, penalizaciones en caso de abandonar el programa.

Cuidado con las reparadoras que te piden un pago por anticipado, pagos en efectivo
o hacer depósitos en cuentas personales es probable que se trate de un fraude. Al igual, si
desde el inicio te ofrecen un descuento fijo sin haber evaluado antes tu situación.
De igual manera, puedes ir directamente ante la institución financiera a la que debes
y negociar el descuento, sin embargo; tendrás que lidiar con todos los trámites. Con una
reparadora de crédito el papeleo no es problema, porque ellos se encargan de hacerlo por ti.
Además algunas reparadoras también te ayudan a canalizar las llamadas de cobro.
Finalmente, identifica cuáles fueron tus hábitos o situaciones que te llevaron a este
problema financiero y trata de evitarlos. Recuerda que destinar más del 30% de tus ingresos
al pago de deudas puede ser una señal de alerta y que tener un presupuesto establecido te
ayudará a controlar mejor tus gastos. Pero sobre todo, antes de que la situación de
sobreendeudamiento siga avanzando puedes acercarte a una reparadora de crédito y recibir una asesoría para conocer más detalles y beneficios.